Sobre mi

Mi nombre es Delphine y te voy a contar la historia de cómo he llegado hasta aquí, cómo comencé a realizar pilates, hipopresivos y yoga, por qué es positivo combinar las disciplinas, los beneficios de cada una de las modalidades y el tipo de clases que he creado como profesora.

Buscando reequilibrar mi cuerpo descompensado por una escoliosis empecé a practicar en 2007 el Método Pilates y observé en muy poco tiempo los resultados eficaces y rápidos que proporciona. Después de un tiempo recibiendo clases decidí formarme en diversos centros de estudio, más que nada para mi uso personal.

Una práctica constante proporciona equilibrio entre cuerpo y mente, de modo que aumenté mis conocimientos entre formaciones y seminarios.

En 2015, mientras entrenaba para mi primera Media Maratón, descubrí el desgaste que generaba el deporte de impacto sobre el suelo pélvico de manera personal. Es a raíz de esta situación cuanto tomé la decisión de formarme profesionalmente en la materia, pero esta vez en una disciplina más concreta, así obtuve el título de Low Pressure Fitness, una de las mejores escuelas internacionales en gimnasia hipopresiva, una actividad deportiva de bajo impacto infro addominal.

La gimnasia hipopresiva disminuye el dolor de espalda, reduce cintura, aumenta la capacidad respiratoria, proporciona mejora postural y equilibrio, previene hernias e incontinencia o caída de órganos internos. Durante las apneas espiratorias, se genera una hipopresión dentro de nuestra cavidad abdominal, provocando una succión de nuestras viceras y tonificando la musculatura pelvicolumbar.

A lo largo de estos últimos años, pasando por diversos cambios personales, me instruí también en la práctica del yoga, recibiendo clases semanales, practicando diariamente y asistiendo a diversos seminarios formativos.  Realize mi formación de Vinyasa en Yoga One Barcelona de la mano de Jay Sugrim. De allí surgen mis clases de hipoyoga que tienen lo mejor de cada uno de las disciplinas, además de combinarlas también con los ejercicios de pilates para adaptarme a cada uno de mis alumnos, tanto en grupo como de manera individual.

En la actualidad sigo una formación de Anusara Yoga guiada por Susana García Blanco. Un yoga enfocado desde el corazón con unos reajustes totalmente terapeúticos. Susana es una de esas personas que te fascina por su sabiduría, su dulzura, su voz tan suave a la hora de susurar sus mantras, su cercanía…así que mis clases toman día tras día un toque más de ese legado por esa gran “maestra”.

Que esperás, animate a probar alguna de mis clases!