CONTROLA TUS EMOCIONES CON UNA RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA

Siendo bastante novata en el mundo del blog, las notas aún me salen con sabor personal así que este post sale a flote con retraso pero emerge de un mar tupido con oleaje fuerte…

“En casa de Herrero, Cuchillos de Palo”

Inhala confianza y Exhala angustias, relaja el diafragma y suelta tus emociones, ábrete al mundo para recibirle con los brazos abiertos, sin dudas ni ideas preconcebidas, crece, alárgate para pisar fuerte y comerte al mundo. Deja cualquier quehacer fuera de tu mente, por lo menos una parte del día para buscar respuestas sanas; Mímate, Abrázate y Quiérete para poder Vivir libre de los fantasmas de tu pasado. Respira y Disfruta, Relaja y Visualiza, Borra cualquier emoción que venga a invadir tu mente de forma nefasta, contrólalas, toma el control y el poder de tu mente. Inhala/ Exhala.

Tan sencillo resulta leerlo, ¿verdad? Pues, sin embargo es tan fácil llegar a perderse y nadar bajo los fondos marinos sin poder asomar cabeza para tomar aire puro, fresco, renovado el cual nos dejaría seguir un camino lineal. Quisiera concienciar mediante este post sobre la necesidad de saber respirar y más aún frente a situaciones de descontrol para canalizar esos impulsos y transformarlos en energía nueva. Porque la vida está llena de obstáculos o porque más bien, nos los fabricamos, hay que saber cómo poder saltarlos o simplemente apartarlos definitivamente de tu camino. Parando a tiempo a respirar de forma adecuada y tomando consciencia de la situación de dominio emocional, te salvarás de muchos callejones sin salida.

El Diafragma es uno de los órganos más grandes y más importantes de nuestro cuerpo y sin embargo lo solemos maltratar. Cuantas veces, te sentís bajo de energía y de ánimo y te observas en el espejo, y ves a una persona totalmente cerrada al mundo, los hombros caídos hacia delante comprimiendo el diafragma. Habrás notado alguna vez como de repente tu respiración se altera dejándote sin aliento debido a emociones intensas de pánico, agobio, miedo o sencillamente después de un gran esfuerzo físico. De forma paralela ocurre lo mismo a tu suelo pélvico y a otros músculos los cuales son relacionados entre sí. Pero a estos últimos no les dedicamos tiempo hasta que el cuerpo no nos de señales drásticas para levantar el sistema de alarma.

Por todo ello, y por experiencia propia te invito desde hoy mismo, que digo, desde ahorita mismo, a enfocar tu mirada en tu corazón, y escuchar sus latidos, si son tranquilos o agitados, escuchar lo que te quiere decir y cerrar los ojos, centrándote en tu respiración durante los 2 próximos minutos. Sigue, enfocando tu respiración hacia el diafragma y empieza a llenar tus pulmones de aire en dos tiempos y de vaciarlos con control sin prisa en cuatro tiempos, que sea una respiración tranquila y profunda, notas como el aire se expande en todas las costillas y como esas se van cerrando como un acordeón al expirar… De esta forma liberas tensiones, estrés, aumentas el nivel de oxígeno en la sangre, disminuye la presión arterial y la fatiga en el ejercicio. Notarás como a su vez tu transverso se contrae y tu suelo pélvico se eleve fortaleciendo toda tu cintura lubopélvica. Así que ya sabes, no esperes ni a ahogarte en mares penetrantes ni a llegar a notar disfunciones viscerales para efectuar una respiración diafragmática responsable.

Ya sabes, se feliz absuélvete de tensiones y vacía la mente; exéntala de cualquier aciago juicio.

INHALA#EXHALA#RESPIRA #LLENA TUS PULMONES DE AIRE #RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA #                     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *